El verano sabe así 🌵🍋

en

Hace tan solo unos pocos meses que me metí en este lío de la tienda, de andar cosiendo lacitos, correas de bolsos, diseñando libretas y pinchándome el dedo.

Ya os lo conté alguna vez, pero el otro día mi madre me lo recordó cuando le contaba muy preocupada mis “peleas” con un retaco de seis años por sus estilismos y sus frases celebres del tipo: ” Ese look no conjunta con mi vida” o “Ese tono pastelín no me dice nada”.

“Tiene a quién salir” me dijo. Y me recordó por enésima vez aquel día en que, con tan solo tres años, monté un espectáculo en una tienda porque aquel abriguito que me pretendían comprar tenía un color triste y me acabé llevando el que yo quería.

Pero es que en parte entiendo a la Checho, aunque me saca de mis casillas, hay algo mágico detrás de todas estas cosas.

Con ese abriguito por el que luché hasta llevármelo es con el que salgo en todas las fotos de aquel invierno y el siguiente (abrigo crecedero, ya sabéis) y  no hubiese sido lo mismo ver mis recuerdos enfundada en uno de color gris pálido que mi madre quería comprar, más que nada porque era el que estaba de rebaja.

Los sombreros, los lazos, los bolsos, nuestras camisetas… son también parte de nuestras vivencias, las que saldrán en las fotos con nosotras, las que nos ayudan a llevar nuestro estilo de vida, a subirnos un poco el ánimo y transmitir alegría.

Y con tan solo tres años preferí el de color azulón que aquel gris pálido que estaba al 50%  y que yo consideraba de vieja. Por eso yo creo que a  la Checho le pasa lo mismo.

Pasados estos meses desde que decidí emprender y en los que pensaba que todo sería más fácil, no imaginé que estaría enviando paquetes a algunas lejanas ciudades de E.E.U.U, como tampoco imaginaba que acabaría con el mismo pantalón puesto una semana entera y una chaqueta gris triste para los ratos sentada delante del ordenador junto a mis gominolas crece mollas para el verano.

Y junto con toda la gente que me ayuda con nuestras ilustraciones, mis hermanas que posan como diosas y que trabajn conmigo en este sarao, las fotos, los problemas informáticos… aunque no se les vea la cara a todos, juntos hemos sacado nuestra pequeña colección de verano.

Una colección para pasear por el campo, para brindar con los que queremos, para tomar el vermut, para contarle a tu amiga confidencias en una terraza, para robar limones al vecino, para tomar el sol, para leer la Telva tirada en la toalla o para caminar de la mano. Una colección para vivir el verano y recordarlo para siempre de la forma más bonita♥♥

Deja un comentario