Si eres una “girl living to the limit”, te comprendo, nena.

Tengo que reconocerlo amigas, estoy empezando a tener esa bola en el estómago al ver que esto se acaba. Me quedan cuatro días para volver a la cruda realidad de la vida y tengo delante de mí tropecientos libros por forrar y un montón de prendas por marcar. Todavía no he ido a comprar el…