Pobre niño rico.

en

La semana pasada leía esta noticia  que me dio mucho que pensar.

Se trata de un perfil de Instagram  creado por chicos millonarios Dollar en la que alardean de su estilo de vida. Cosas como mostrar su colección de tarjetas de crédito o presumir de relojes Reloj y calculadoras hechas con oro, es de lo que trata esta famosa cuenta.

Al mismo tiempo me llegaba un “WSP” de M.José, mi vecina, en el que me preguntaba si tenía unos zapatos  de la talla 35 para un niño al que sus padres no podían comprárselos.

Bajé al garaje donde lo guardo todo y le pedí a “El Gato” que me acompañara. Pensé que era bueno que fuera él mismo quien buscara sus zapatos y me ayudase a limpiarlos para luego mandárselos a este niño igual que él pero con menos suerte.

Mientras, aproveché para explicarle lo afortunado que era, por qué hay que cuidar las cosas y valorarlas. Que el  dinero es algo muy bueno cuando se usa bien y  por qué hay que ser generoso con los demás. Y también pensaba en aplicarme el cuento a la vez que buscaba unos zapatos que no estaba segura tener e iban saliendo por ahí más cosas y trastos que estaban muertos de risa sin utilizar.

Estoy cansada de repetir a la prole que no despilfarren el agua cuando se duchan y que apaguen las luces Bombilla que están de más. Intento educarles para que el día de mañana estén contentos con menos, que no basen su felicidad en las cosas materiales y que si les falta algo no sea el fin del Mundo mundo. Y por otro lado veo a niños bañándose en champán y afirmando estar agotados del trabajo que les ha supuesto fundir Tarjeta-crédito“el plastiquito”.

Otro asegura junto a la susodicha foto que su tratamiento capilar es lo más importante del día, cuando tengo amigas sonriendo con un pañuelo en la cabeza para llevar su cáncer con elegancia.

Una chica que mata su aburrimiento comprando cosas que no necesita, contrasta con la escena de una mujer que llama a mi puerta este sábado para pedirme una cazuela Olla y poder cocinar a su familia.

Estamos en una sociedad consumista, en la que en mayor o menor medida actuamos como los “Richkids”. Nos preocupamos de dar a los hijos todo al instante, que tengan lo último los primeros, de que no pasen frío ni hambre, que sufran cero y no tengan que esperar a nada.

El otro día mi amiga Marta, me enseñaba su casa, había cambiado la decoración y me comentaba que se había convertido en “minimalista”. Había sacado de su casa todas las cosas que le sobraban y me aseguraba que se sentía más libre y feliz, su cara Sonrisa me lo demostraba.

Nos metemos en la vorágine del “más” y sin darnos cuenta nos convertimos y educamos en el “maximalismo”, dar lo máximo al máximo para criar a los máximos infelices. Así que he pensado en aplicarme la filosofía de Marta en algunos aspectos de mi vida y practicar más el “minimalismo”, que su trabajo me cuesta viendo las gangas del  fin de temporada.

Me gustaría que mis hijos fueran “Richkids” ricos en sonrisas,  ricos en fortaleza, ricos en generosidad, ricos en  saber disfrutar, porque estoy convencida de que las cosas más bonitas de este mundo no cuestan dinero.

Momentos-gratis

Me parece  mucho más guay una cuenta de Instagram que comparte momentos, paisajes, sonrisas, bailes… y también trapitos y modelitos que a todos nos pirran, pero desde una visión positiva de sentirse agradecida con la vida.

Que las cosas son un complemento para la felicidad, para hacerla más atractiva. Pero no te adornas la vida sin primero estar bien vestida.

Adorno

 

Plural: 6 Comentarios Añadir valoración

  1. mamapuede dice:

    Ni he leído la noticia ni he visto la cuenta de instagram pero vamos, que no me llama nada la atención así que paso.
    Que los ricos sean ricos me parece bien, oye que en su momento se lo habrán ganado (bueno, no ellos, sus padres o quién sea) pero que presuman de lo mucho que tienen me sobra, me sobra y me fastidia.

    Pero es verdad que yo soy la primera que no quiero que a mis peques les falte de nada, y no me refiero sólo a lo básico como la comida, yo creo que sin querer somos así. Aunque también les hago ver la suerte que tienen y hay cosas a las que les digo que no para que valoren lo que ya tienen.

    1. Ishaces dice:

      Jijiji te fastidia un poquito, pero a mi me da pena.
      Besotes!!!

    2. Ishaces dice:

      La verdad, que tampoco me sorprende la noticia porque es verdad lo que dices, que en menor nivel lo hacemos nosotros sin darnos cuenta. Pero estas cosas nos sirven para pensar.
      Haces bien!!!
      Graciasss!!!

  2. Bárbara dice:

    Genial!! Como siempre,dando en el clavo!! Y haciéndonos pensar!

    1. Ishaces dice:

      Muchas gracias Bárbara!!!
      Un beso!!!

  3. Genial! No puedo estar más de acuerdo.

Deja un comentario