La tendencia de esta temporada eres tú♥❗

en

Me ha llamado una profe del cole de los niños para que vaya a hablar de identidad e imagen personal.

Me ha soltado: “Como eres personal shopper y asesora de imagen podrías…”

Yo he echado una carcajada y le he contestado que solo soy personal shopper de mis vástagas y que mucho caso no me hacen, pero que si hay que ir a hablar pues se va.

Así que he estado pensando cómo llamar a la clase en cuestión y finalmente le he puesto este el título:

“La tendencia de esta temporada eres tú”

Y es que se me ha juntado preparar el post de esta semana, con la charla de las narices y todo lo que estamos preparando para subir a la shop. Así que me he dicho, unifica el trabajo. Y aquí estoy mirando bien lo que se va a llevar esta primavera, mientras pienso qué les voy a contar a la efervescente adolescencia, a la vez que escribo el post y tengo cociendo a fuego lento una salsa de tomate para el 🐟 bonito.

El jueves pasado superé mi estado venusiano, puse el GPS, y me lancé a recorrer 🚗 empresas hasta el quinto moño. A la vuelta se me acabó la batería del móvil y me perdí, llegué a casa pasadas las cuatro, con las tripas orquestando un rock and roll, la cabeza llena de ideas💡 y con la confirmación de que seguiré siendo una venusiana de la vida por el resto de mis días.

Llevo aproximadamente 15 días mirando revistas de moda, entrando a tiendas y recorriendo polígonos para visitar proveedores. Me he pegado tal empacho de moda y me siento tan poligonera, que me han dado ganas de comprarme un chándal y no apearlo en una buena temporada.

Así que después de ver volantes por doquier, lazos 🎀 y más lazos, rayas y lunares he llegado a la conclusión de que la tendencia de esta temporada eres tú.

La moda pasa pero el estilo no. Y la clave es saber adaptar lo que se lleva a tu propia forma de vivir, de ser. A tu estilo de vida.

♥¿Quién eres?

♥¿Dónde vas?

♥¿Qué quieres contar?

♥Sé auténtica

Estas son las cuestiones  tan profundas que nos tenemos que hacer a la hora de vestirnos cada mañana. La verdad, parece absurdo tanta trascendencia para algo tan superficial como puede ser la moda.

Y en cambio creo que es algo muy importante.

Tu estilo habla de ti, cuenta cosas, influye a los que te rodean y a veces, incluso saca una sonrisa.

Visualizo a mi madre siempre arreglada, cómo se pintaba los labios para ir a buscar la fruta, lo mismo que para ir al trabajo. Recuerdo cómo me gustaba ayudarle a sacar la ropa cuando tenía una cena o algún sarao importante. Y sé que eso a mí me ha marcado.

Igual que sé, cómo el trío de féminas me escanean todos los días de arriba abajo antes de salir de casa y hacen sus valoraciones.

Como la Ponyo, que me soltó de sopetón el otro día que el pantalón que llevaba me hacía un pandero descomunal. Me ha llegado al alma.

Así cada una va desarrollando su propio estilo y cogiendo de la moda aquello que se adapta mejor a su identidad.

Hace tiempo, mi hermana y yo tomábamos una café en una terraza con Manuela. Una señora de sesenta y tantos que nos dejó alucinadas. Llevaba los pañuelos como nadie, se movía con una elegancia impresionante y lucía de una manera espectacular cada prenda que llevaba. Comenzó a contarnos una historia, mientras sacaba un pintalabios color cereza del bolso 👜 se los pintó y se chupó el dedo de una manera muy cool. Nos aclaró que era un truco para nos mancharse los dientes de carmín y continuó con la historia:

Cuando era joven conoció en una fiesta a un famosísimo 🎤 cantante (del que no voy a revelar el nombre, por si las moscas) este se quedó prendado de ella y ella le dio calabazas.

Durante la conversación con el susodicho, Manuela perdió un pendiente, que el célebre señor recogió y guardó. Al cabo de unos días, éste llamó por teléfono a Manuela para devolverle el pendiente, y de paso, conseguir una cita con ella. Manuela fue a buscar su pendiente, pero solo se llevó eso.

La historia termina con una famosa canción que todos conocemos y que está dedicada a ella sin que nadie lo sepa.

Mi hermana y yo nos quedamos flipando al saber que estábamos sentadas con la señora protagonista de aquella melodia 🎶 que tanto vimos bailar a nuestros padres en las verbenas del pueblo. Y descubrimos que todo lo que la letra decía hacía honor a ella.

“Manuela tiene estilo y de mayor quiero ser como ella”. Nos dijimos las dos.

No os voy a contar todo el rollo que voy a soltar a la juventud, pero sí digo que tú tienes mucho que contar.

Que te pintes los labios todos los días para para echar sonrisas maqueadas y sentirte un poco Julia Roberts. Cuida los detalles.

Que te hagas con esas prendas que te gustan, que te definen, que te hacen sentir como eres tú y no te sientas como las prendas te ordenan. Sé tú misma.

Que ponerse guapa te da alegría, a ti y a los de tu alrededor. Contágiala.

Que no esperes a tener grandes fiestas para engalanarte y engalánate para hacer de cada día una fiesta.

Que con un moñaco puesto con gracia, unos jeans rotos o una sudadera puedes llegar a ser la chica más cool de la comarca si lo llevas con clase.

Que la felicidad tiene estilo y tu vida también. ¿Quién eres, a dónde vas, qué quieres contar?

Todo eso que llevas dentro, todo lo que eres, sientes y piensas se guarda dentro de ti y en las perchas de tu armario.

 

Deja un comentario