En mi corral ya crío pavos.

en

Que si, que ya me lo decían esas sabias señoras que encontraba por la calle: “¡Hija, disfrútalos que crecen muy rápido!”

Pero de pollo a pavo sólo hay pimienta.

Alguno de los polluelos ha dejado de piar para empezar a guglutear.

Así que me he puesto un peto y un sombrero de paja y metido el CD  country para “Dance with frenesí esta crazy life.”

Que ser granjera no es fácil, y mantener orden en el corral a veces requiere sacar el rastrillo por si algún pollo se me pone gallo.

Y el tiempo vuela reloj, es verdad, pero me parto de risa, y también es una etapa muy enriquecedora para disfrutar. Por ejemplo, he aprendido un montón de la jerga “pavil” que se estila ahora.

Cuando me equivoco y me dicen: “¡¡ay mamá, menuda saga!!”

O cuando oigo “al gato” que contesta a su hermana: “¡Eh! ¿Quieres un pin? ¡Porque la chapa ya me la das tú!”

Me pongo seria y le digo: “haz el favor de hablar bien a tu hermana” Pero luego me doy la vuelta y me rompo de risa.

He de decir, señores, que he entendido el por qué del apelativo de  “Pavo”: se mueven exactamente igual, así como raperos. Y es que cuando le digo a mi morena que se ponga esa falda, hace un contoneo de cabeza, junto con un meneo de ojos de 360º, acompañado de una mueca, mientras al tiempo se toca el pelo al estilo “Pantene, porque yo lo valgo” y entonces he de comprender que ese modelo no le gusta. Si hacen eso, síntoma inconfundible de que están cambiando el plumaje. pavo-real ¡No falla!

El otro día pusieron música y me emocioné a bailar con ellos, estaba yo súper integrada en el bailoteo, pero ellos se quedaron petrificados, sólo movían la cabeza y los ojos, mientras me decían: “¡mamá, por favor para!” ¡Me lo suplicaron! Me sentí como una anciana al ritmo de “Baila morena , de Julio Iglesias” con una mano en la barriga y la otra alzada. Sólo tengo algo más de tres décadas y me sentí una abuela. Van de guays y me echaron de su “pandi” como una “pringui” así que me fui con los pollitos que todavía pian y comen maíz de mi mano.

El lunes fui al cole a buscarles y me lancé efusivamente a dar el beso a una de las aves, pero revoloteó y gugluteó  rotundo: -Ahora no, cuando estemos en el coche. ¡Qué saga!

El finde, estaban las sabiondas cuchicheando por lo bajini y la “Checho” las delató:  “¡Mamáaa, están hablando de chicos!”

Yo intentando ser una de ellas, me hice la guay y les pregunté: “¿Quién os mola?” , pero movieron la cabeza a la derecha, a la izquierda, adelante y atrás, torcieron la boca y me dijeron:  “¡Mamá, por favor!”

¡Manda huevos!

EsquemaVoy comprendiendo muchas cosas, como oí una vez a alguien, están en una época de demencia senil, aunque me hagan creer que la senil soy yo. Pero también es una etapa para reírse y tirarse de los pelos, para enfadarse y unirse más y para aprender a bailar.

Que si hay que danzar “country” ¡pues se baila! Si hay que moverse al ritmo de Julio Iglesias ,también, y si tengo que rapear, todo es cuestión de ponerse. Porque al fin y al cabo esto es un “Dance with frenesí esta crazy life.” ¿O no?

Una lámina muy cool para exaltadas de la vida. ¡Pincha sobre la imagen y descárgatela gratis!

Dance

 

Plural: 5 Comentarios Añadir valoración

  1. Ishaces dice:

    Yo me acuerdo de la mía y ahora entiendo a mi madre! Habrá q tomárselo a risa, mejor!

  2. Ishaces dice:

    Gracias patri!
    Lo mismo, pasarlo muy bien!

  3. mamapuede dice:

    Jaja oye, visto así no es tan malo eh? Jaja
    Espero que no pierdas esa perspectiva!

    1. Ishaces dice:

      Un saludo y gracias!

  4. Me muero de la risa!!!! Jajajajaa Contado así, a una se le quita la pereza de que los hijos lleguen a esa edad tan temida jaja

Deja un comentario