Después de leerlo querrás estar loco.

en

Cuando promueves un lema, el primero que tiene que creérselo es uno mismo. Cuando lo dejas por escrito Boli es porque estás convencido de ello. Y cuando recomiendas algo a alguien es porque lo has probado y es bueno.

Me está empezando a dar un poco de miedo esto de promocionar frases y que luego se hagan realidad. Pero es que antes de vender algo hay que catarlo.

Han sido quince días inesperados. Tristes por un lado y a la vez muy felices.

He dicho mil veces que el desastre y el glamour se fusionan todos los días. Y me he dado cuenta que la tristeza y la felicidad también. No son incompatibles. Y es que al final, la vida, cada día, es una fusión continua de caos y triunfo.

Hemos salido pitando al pueblo a revolver esta mezcla  y ligarla muy bien para quitar todos los detestables grumos. Todos hemos hecho lo mismo, y allí nos hemos juntado ciento y la madre para sazonar la sosera de estos días con un poco de sal.

Con las prisas he hecho la maleta Maleta más desastrosa de mi vida. Nunca me había puesto tres días seguidos la misma ropa. Pero me ha importado un pimiento.

Es curioso como a veces las cosas que te ocupan la cabeza pasan de repente al último puesto para ser más feliz.

Han sido diez días en el pueblo hecha un andrajo, no me he quitado las Chanclaschanclas, y me he cambiado de ropa gracias a los préstamos de mi cuñada, a la que llamaba por la mañana suplicando una camiseta limpia para dar algo de decencia a mi estilismo.

Nos reunimos todos por un motivo triste y lo único que he respirado es alegría. La vida está loca y hay que bailarla. Y aquí se ha puesto todo el mundo a danzar:

He jugado a las cartas, y he perdido. Y mi cuñado me ha indemnizado con creces y se ha quedado tan a gustito el muy puñetero. ¡Y si no vean aquí!

Hemos montado en bicicleta, Bicicleta  he podado los rosales y me he destrozado la manicura que me había hecho días antes, cavando en la tierra para plantar un esqueje. Hemos pescado ranas del estanque como hace años y hemos recolectado naranjas y ciruelas por doquier.

He ayudado a hacer las comidas para 22 personas mientras escuchaba la horrible música heavy metal de mi cuñado y me he lavado los dientes oyendo el reguetón de mi sobrina, mientras el primo cantaba a todo volumen “los secretos”.  Un “merequetengue” de tres pares de narices como la vida misma.NOTAS  Y sonaba muy muy bien.

Ha habido días que ha llovido  sin parar y nos hemos dedicado a grabar  una película Película cuyos protagonistas han sido la montonera de primos que se han metido demasiado en el papel. ¡Maldito el momento en que se me ocurrió decirles que eran unos actores de primera! porque los muy modestos se lo han creído y al final eso se ha convertido en una saga interminable. No hacen más que decirme que envíe la película a la televisión para ver si la sacan en los cines. Y  la verdad sea dicha, “Los seis en el hotel del Monte Oscuro” ha quedado francamente chula.

Quizás nos hayamos pasado con la sal, pero entre todos hemos ligado muy bien este mejunje para que los días tuvieran una textura más agradable.

Sal

Qué esto es un frenesí para bailar a lo loco. Lo sabemos. ¡Pero para locos nosotros!

Deja un comentario